Cómo el crossfit cambió mi vida


#1

Hoy hablamos con Beatriz Belloso, una chica de 31 años que vive en Palencia y la cuál quiere compartir su historia de vida con todos nosotros.

- Cuéntanos tu historia Beatriz.

Yo he sido una persona con sobrepeso desde el 2006, con apenas 19 años. Siempre quise ser militar, así que en el 2007 me preparé para entrar en el ejército, y aunque pasé las pruebas escritas, por mi sobrepeso no superé las físicas. Soy una persona muy cabezona, siempre que me propongo algo, por duro que sea, lo consigo. No quería renunciar a mi sueño, así que me apunté a un gimnasio, conseguí bajar de peso y a finales de ese año me volví a presentar a las pruebas. Ésta vez lo conseguí, pase las pruebas y dada mis buenas notas fui la primera mujer de mi promoción. El sueño se hacía realidad.

Una vez dentro del ejército, intentaba escabullirme y cualquier excusa era buena para no hacer deporte. Nunca me ha gustado el deporte y no conseguía engancharme a él.

A primeros del 2010 tuve un percance en el trabajo y se me desplazo una vértebra. Hasta julio no me operaron, y finalmente tuvieron que colocarme 8 tornillos y dos placas sujetando 4 vértebras, una del sacro y tres de las lumbares. Al estar tantísimo tiempo sin moverme y por miedo a hacerme daño de nuevo, estuve años sin hacer absolutamente nada de nada.

Dada mi situación, en el ejército me dieron una minusvalía, lo que suponía una serie de limitaciones muy grandes. Cuando me llegó el momento de renovar me vi en la calle; tenía la espalda taladrada y hecha polvo, y tuve que irme con las dos manos vacías. Sin duda fue un golpe muy duro, todo se me vino abajo.

Pasó el tiempo, y yo seguía engordando cada vez más y no hacía nada por solucionarlo, seguía sin hacer absolutamente nada de deporte.

- Entonces te hablaron de Crossfit, ¿verdad?

Sí, eso es. En enero del año pasado me hablaron de Crossfit. Yo tenía muchísimo miedo de volver a hacerme daño en la espalda. Era la excusa que me había puesto durante años, que dada mi operación no podía hacer deporte. También me daba miedo el enfrentarme a mi propio cuerpo, me suponía un gran reto el preocuparme por mi salud.

Al final me convencieron para que iría a probar a Crossfit Morado, allá en Palencia. Fui y desde entonces intento no fallar ni un día. Al contrario de lo que antes pensaba, el Crossfit no es un gimnasio, es una gran familia. En mi box encontré un apoyo desde el primer momento, una preocupación bárbara por mi espalda, me pusieron en contacto con una gran nutricionista y llevo bajados más de 30 kilos. Mi experiencia ha sido totalmente positiva.

- ¿Supuso un reto para ti ir la primera vez al box?

Sí, supuso un reto muy grande. Tenía mucha vergüenza, pensaba que con mi sobrepeso no sería capaz de hacer las cosas que ahora puedo hacer. También tenía mucho miedo, porque a pesar de que me habían hablado muy bien sobre el Crossfit, como no sabía lo que era exactamente, me echaba un poco para atrás. Y por último tenía mucho miedo a volver a hacerme daño en la espalda después de todo lo que tuve que pasar.

La verdad que mi marido me apoyó mucho, me acompañó la primera vez al box, y desde entonces entrenamos siempre juntos.

- Ya hemos visto que tu cambio físico ha sido impresionante, pero ¿qué cambio has notado a nivel mental desde que practicas Crossfit?

A mi Crossfit me ha cambiado totalmente la vida, la manera de pensar y la manera de actuar ante las adversidades que me plantea la vida.

Psicológicamente he dado un giro de 180 grados. Me ha hecho una mujer más fuerte, me ha enseñado cada día a superarme, a no pensar que no puedo hacer las cosas. He aprendido que mi espalda no es un impedimento para nada, que puedo hacer cosas que nunca hubiese imaginado.

- Y por último Beatriz, ¿qué mensaje darías a todas aquellas personas que a pesar de estar pasando por un momento complicado, tienen la curiosidad de saber qué es esto del Crossfit?

El mejor consejo que les puedo dar es que no dejen pasar nunca la oportunidad. No es necesario que sea lunes o primeros de mes para empezar con una nueva vida. Arriésgate y prueba cosas nuevas, preocúpate por tu salud y verás que eres capaz de hacer cosas alucinantes.

Muchas gracias Beatriz por haber compartido tu historia. Desde aquí deseamos que sigas con toda esa fuerza que te caracteriza y que sigas cumpliendo todos los retos que te propones.


#2

¡Genial historia de superación! ¡Muchas gracias por compartir @jennyserrano!