CrossFit, el poder de un nombre


#1

¿Merece realmente la pena afiliarse?