Revisión de zapatillas Crossfit. Capítulo 5. Nike Metcon 2


#1
Compañeros del ejercicio físico “funcional”, hemos llegado, por fin, al análisis de uno de los iconos en el mundo de las zapatillas específicas para el cross training (según la propia Nike) o del crossfit y demás entrenamientos de fuerza, de alta intensidad, funcionales, de halterofilia, gimnásticos… Hablamos de las Nike Metcon 2 (no he podido aun hacerme con modelos más modernos, pero lo intentaré).

Aquí las tenemos en una talla 45. Y al hacer lo primero que hago siempre, pesarlas, me llevé el primer “palo”. Una sorpresa de lo más negativo así, para empezar, que me puso a la defensiva contra el modelo en cuestión. Y es que en esta talla, atención, la zapatilla pesa ¡400 GRAMOS!

Oigan, señores de Nike, que eso es casi medio kilogramo por pie… Mal… muy mal.

Y es que aun rebajando las tallas a una más habitual, como puede ser una talla 43, la reducción del peso no va a ser demasiado grande. Quizá en los modelos de chica y tallas más pequeñas podríamos encontrar algún pesaje aceptable. Pero 400 gramos por zapatilla me parece demasiado.

Aun así, aquí hay truco y lo desvelaremos más adelante.
Lo siguiente que uno se para a mirar de esta zapatilla es que aparenta ser anchísima. Y más en un número grande. La coges, con ese peso, esa talla… te parece, efectivamente muy ancha.
Pero claro, el concepto, horma ancha, es un pelín difuso. Durante los anteriores análisis hemos hecho mucho hincapié en que las hormas deberían respetar lo más posible la forma del contorno de un pie tipo (sobre todo del pie que vaya a calzar las zapatillas). Por lo que, en principio, como en cualquier pie, la punta de la zapatilla siempre debería ser más amplia que el talón. Y, amigos, esto no ocurre con el modelo Metcon 2. Las Nike Metcon, como la mayoría de modelos de Nike tienen la horma de la marca, que se cierra en la punta de manera flagrante, dejando sin espacio a los dedos 4º y 5º y desviando el dedo gordo hacía el centro de la puntera del zapato. De donde es extremadamente amplia es de la zona metatarsal, donde la gente que pudiera contar con juanetes o desviaciones hacia afuera de los metas no va a tener problemas porque, aquí sí, esta Nike Metcon es amplísima. La que más de las que hemos probado.
Como anterioremente dijimos en otras publicaciones, cuando queramos tener la certeza del tipo de horma que tiene una zapatilla, lo mejor es sacar la plantilla y ver las marcas de los dedos en las mismas. También podemos sacar la plantilla, ponerla en el suelo y poner el pie encima, de pie, para tener una idea certera de cuánto sobra o falta de espacio en cada parte del pie.
Y es ahora cuando me llevo la sorpresa más grata con respecto a esta zapatilla. Su plantilla.
¿Qué es lo que tenemos aquí? Pues, directamente del mundo del baloncesto, se han traído este tipo de tecnología. Plantilla y media suela es un todo. Esto significa que si sacamos la plantilla, la zapatilla se puede utilizar con sólo la suela externa, de modo que tendríamos una sensibilidad parecida a la que teníamos con la Merrell Vapor Glove. Su índice minimalista se dispara, el espacio de los dedos se hace mucho mayor y muchas de las características de la zapatilla con respecto al pie mejoran. Claro, pierden toda la amortiguación en caso de necesitarla. Lo bueno es que la zapatilla se vuelve altamente versátil puesto que podríamos elegir la configuración de la misma.
La plantilla procura un “drop” o caída de talón a antepié de 4 mm cuando son nuevas y con el uso puede variar. La dureza de la parte trasera es mayor que la de la parte delantera lo que permite estabilidad en las sentadillas, cargadas y arrancadas si el peso se pone en su sitio. Mientras que la zona de apoyo metatarsal cuenta con una dureza más baja y agradable.
Lo que si se aprecia cláramente es que los dedos quedan muy ajustados en el lateral puesto que, además, la plantilla sube en los laterales, restando espacio. Sin ella la zapatilla es muuuuuy amplia.
No obstante si Nike se replantease el tipo de horma y bajara el peso creo que estaríamos ante la zapatilla perfecta para hacer Crossfit por detalles que sumaremos más tarde. Quizá una horma rectificada como aquí abajo en la imagen sería ideal.
La plantilla tiene un peso cercano a los 80 gramos y será menor o mayor según la talla.
De repente la revisión de esta Nike Metcon se ha convertido en la revisión de dos zapatillas radicalemente diferentes según usemos o no la plantilla- media suela.
La flexibilidad CON la plantilla es bastante limitada. En exclusiva casi por la zona metatarsal. El contrafuerte de talón es bastante rígido gracias a los clips de poliuretano típicos de Nike. Además la goma de la suela exterior refuerza la estructura general en la zona de los arcos donde la Metcon tiene la parte de suela destinada a “morder” la cuerda de los ejercicios de subida y bajada por la misma.
Si sacamos la superplantilla, como ya hemos mencionado, la zapatilla cambia totalmente. Ahora tenemos una zapatilla ultraflexible y adaptable. Me sorprende realmente este hecho porque nunca hubiera apostado por que la zapatilla de Nike respondiese de esta manera.
La torsión y flexión de la zapatilla se realiza sin esfuerzo salvo en el contrafuerte de talón donde el “clip” de PU sigue dando estructura a la zona.
Por supuesto la zapatilla ha bajado de peso y su “drop” es ahora cero. Perfecto para la realización de ejercicios de peso muerto o balanceos con las Kettlebells. Y ¿qué decir de los gimnásticos con casi 100 gramos menos por pie?, pues que se hacen con más soltura.

Con esta configuración sólo peligra el tríceps sural cuando saltemos cajones o hagamos sprints. Correr con las zapatillas sin su amortiguación también son un ejercicio que podría ser poco apropiado si no estamos acostumbrados a hacerlo de esta manera. De modo que, cuidado.

Si tenemos unos muy buenos rangos de movimiento en el tren inferior, cargadas y arrancadas, así como las sentadillas y los enviones serán muy, muy estables. Estaremos pegados al suelo. Literalemnte.
Pasemos ahora a la suela exterior.
Bueno, no nos engañemos, se trata de Nike. El caucho que usa en sus suelas es muy cuidado y en algunos modelos combina durezas y densidades diferentes. Aquí tenemos un caucho de dureza uniforme, muy durable, con mucho agarre en general pero que dependerá del tipo de dibujo que tengamos. De hecho el dibujo también va a influir en la durabilidad de ciertas partes de la suela externa. No existen lineas de flexión claras, sino que apuestan, como en la gama “Free” por una multitud de surcos por donde la zapatilla pueda doblar según pida el pie. Esto será más evidente SIN la plantilla puesta que con ella en el interior.

Como buena zapatilla para Crossfit que se precie tiene una parte de la suela destinada a la fricción de la cuerda en los ejercicios de trepar y bajar. A ambos lados de la zapatilla, en la zona de los arcos interno y externo, sube el caucho de la suela externa con un dibujo agresivo que permite morder la cuerda para ayudar tanto en la subida, como en la bajada, sin destrozar la zapatilla.
Una sorpresa nos depara esta suela, además. De las que hemos analizado es la única zapatilla que presenta una especificación técnica para hacer hand stand push ups, o flexiones de pino, para no destrozar la trasera de la zapatilla contra la pared. Esto es porque la Metcon incorpora un plástico muy duro y con nulo agarre, o sea, desliza divinamente por la pared en la posición de pino. De esta manera no vas a sufrir los molestos atasques o frenadas de algunas suelas en la pared a la hora de subir y bajar. Lo vamos a notar mucho más en las flexiones de pino estrictas, pero se agradece en las que usemos el kipping.

El upper no cuenta con ninguna característica especial a tener en cuenta. Cumple con la transpirabilidad necesaria y es igual de duradero y resistente que la media de las zapatillas del mercado (hablamos de este modelo de Metcon). Cuenta con los refuerzos necesarios en las zonas necesarias. No vamos a preocuparnos de posibles daños en la realización de wod´s.
El sistema de ajuste por cordones es muy bueno. Cuenta con la tecnología de cableado interno que Nike denomina flywire heredado del baloncesto y que inicialmente valía para “reducir de peso la zapatilla y aumentar el ajuste”. Queda demostrado que funciona al cincuenta por ciento.
La lengüeta no es la más agradable del mercado, pero cumple su función protectora sin problemas. Cosida con costuras planas y termosellada mantiene un buen acabado y durabilidad.
En conclusión he de decir que este análisis me ha costado más de lo habitual a tenor de las especificaciones con las que cuenta la zapatilla. Estoy seguro de que Nike ha solventado algunos problemas en modelos posteriores, pero, que si nos ceñimos a lo visto hay que contar que tiene dos contras muy pronunciados: el primero es que la zapatilla pesa como una plancha de ropa. Es la más pesada con diferencia. Lo segundo es que la horma con su plantilla puesta, como sale de la caja, no es lo adecuada que debería para el común de los mortales.

Como inconvenientes añadidos tenemos la escasa flexibilidad de la zapatilla con la plantilla puesta.
Lo mejor de este modelo es la versatilidad para quien quiere estar más cerca del suelo y contar con una libertad de movimientos absoluta. Puedes elegir esto y NO usar la megaplantilla. Ten cuidado y asegúrate de estar adaptado. Si es así vas a disfrutar de mil sensaciones distintas y de un mejor rendimiento.
Si estuviera en el equipo de diseño de Nike para este modelo mejoraría sólo tres cosas:

Peso.

Horma.

Haría más blanda y flexible la plantilla interna en general, dándole rigidez sólo en el talón.
Con esas tres variaciones podríamos hablar de la zapatilla perfecta.